lunes, 30 de agosto de 2010

Los gatos son distantes, discretos, impecablemente limpios y saben callar. ¿Acaso hace falta más para considerarlos una excelente compañía? Reina María Leszcysnka


"Mujer con gato", (1875), de Pierre-Auguste Renoir


2 comentarios:

  1. La suavidad (la ingravidez) de las pinceladas de Renoir...

    ResponderEliminar
  2. Muy bien definido, Juan Antonio. Un abrazo

    ResponderEliminar