domingo, 5 de septiembre de 2010

Lo que más aprecia un gato en un ser humano no es la capacidad de aportarle alimentos, que consideran sobreentendida, sino el valor que posee como fuente de entrenamiento (E. West).



"The goldfish bowl", William Stephen Coleman (1829-1904)


2 comentarios:

  1. Ya sabes gracias a quién descubrí este cuadro ;-)

    besos felinos para ti

    ResponderEliminar